¿Qué es la belleza? Yo qué sé… es de eso que uno ve, que uno percibe a veces con más de un sentido y a lo cual uno se siente atraído. ¿Lo común y regular puede ser bello entonces? ¿Lo promedio puede ser bello? Imposible, lo promedio no puede ser bello porque no atrae, porque no se admira. La belleza es atractiva por naturaleza; es una fuerza que llama a uno, algo que uno quiere ver de más cerca, que admira y por ende desea observar con más detenimiento.

¿Qué admira uno? ¿Qué es admirar? ¿Es mirar hacia arriba? ¿Es mirar hacia algo mejor que uno, en la medida que sea algo alineado a uno, u orientado hacia la perfección que uno tiene impresa en su mente y alma de lo que busca para uno? Tiene que ser algo mejor a uno, tiene que ser algo que se acerque a la perfección que uno tiene en mente.

Es esto lo que logra disociar la belleza de lo físicamente estético, teniendo que lo estéticamente agradable está contenido dentro de la belleza y que la belleza es más amplia y rica que ello. Es así que el observar algo bello evoca más que solo el agrado en uno, sino también la inspiración sobre lo que es posible, por más imposible que parezca.

La belleza, entonces, es aquello que uno admira, aquello que uno ve como cercano a la perfección, sea en el campo que sea, sea a través del sentido que sea, aquello que evoque en uno el llamado a acercarse a dicha perfección.

Es ahí donde radica la importancia de tener claridad sobre qué considera uno bello o perfecto. Y esto debe ser más amplio, mucho más amplio, que lo meramente físico, debe ser algo más profundo que eso. ¿No considerarías una belleza un argumento sólidamente elaborado, que no haya dejado un solo espacio por el cual entrar y desarmarlo? ¿No considerarías una belleza la postura y la expresión de alguien construida sobre fortaleza de carácter y despojada de arrogancia? ¿No considerarías una belleza una catedral construida y reconstruida con el trabajo de cientos de personas por décadas, que refleje el sueño de uno y muchos a la vez?

No creo que la belleza sea un concepto único e inamovible, pero sí considero crucial que uno pueda definirla con la mayor claridad que pueda y seguir puliendo ese concepto a lo largo de la vida de uno, construyendo su catedral de belleza en su mente y alma.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *